iQuest

¿LAS CAPACITACIONES FUNCIONAN EN LAS EMPRESAS? CIERTO O FALSO

He tenido la oportunidad de visitar empresas que me piden información de nuestros planes de capacitación; algunas de ellas realmente me asombran, ya que al preguntar cuáles son sus necesidades en el tema, áreas de oportunidad detectadas o simplemente por qué desean implementar capacitaciones sin duda la respuesta más frecuente y desalentadora es:

“¿Porqué nos asignaron un presupuesto de capacitación que debemos de invertir?”.

¿Por qué lo llamo desalentador si, de hecho, es un indicador de posible compra?

Porque en nuestra agencia, no comulgamos con la idea de implementar un servicio sin estar totalmente convencidos de que va a ser útil.

Y si se nos va a contratar capacitación por esta causa, la misma obtendrá poco o nada de impacto positivo en la organización, al ser contratada y realizada bajo un requerimiento de obligación y no como una necesidad real y detectada.

Esta es la causa principal por lo que la mayoría de los planes de capacitación, sin importar metodología, temas u organizaciones donde se implementen, fracasan. Se realizan bajo un esquema de mero requisito, o por cuestión del presupuesto, o simplemente porque es lo que al dueño o inversionistas les gusta, sin tener realmente en cuenta qué es lo que el personal o la organización en cuestión, necesita como capacitación para crecer.

Hay un sinnúmero de opciones y metodologías para detectar el clima laboral y necesidades de capacitación en una organización. Por medio de encuestas e interpretación estadística implementados por personal capacitado en ello, se puede detectar de manera efectiva el estatus de una organización y los planes tanto urgentes como a mediano plazo de capacitación que la misma requiere.

Desafortunadamente, estas cuestiones son en la mayoría de los casos, los de menor importancia y prioridad en las organizaciones, adjuntando al tema de la capacitación etiquetas como “no es importante”, “no sirve”, “después lo hacemos”.

Es por ello que los índices de rotación y clima laboral inestable o volátil, son tan altos, tendiendo las empresas a atacar el síntoma (por medio de reclutamiento masivo o bien cursos “por obligación”) en vez de diagnosticar primero los problemas en los que derivan estos síntomas y en base a ello adquirir e implementar planes de capacitación que eventualmente, corrijan y mejoren las áreas de oportunidad detectadas.

¿Has asistido a una capacitación de la cual ni idea tienes del porque vas o bien, te obligaron a ir a ella? Si a los 10 minutos de la misma, sólo has visto a un tipo leer diapositivas y tu cabeza oscila como péndulo de un lado a otro a punto de caer dormido, entonces estás en una capacitación por requisito y no por capacitación real.

¿Has tenido que programar una capacitación de estas características para tus colaboradores, o bien has sido asistente en ellas? ¿Te gustaría que fuese de otra manera? Coméntanos tus experiencias.

Deja un comentario