iQuest

¡Cuidado! Estar ocupado no es sinónimo de ser productivo

Actualmente, la mayoría tendemos a incurrir en un error muy generalizado que consiste en la incorrecta interpretación de conceptos, basado principalmente, en los  malos hábitos de asumir o relacionar dos ideas como iguales o parecidas, cuando estas pueden incluso ser completamente opuestas. El día de hoy, vamos a puntualizar las diferencias entre una persona ocupada, de una persona productiva. Ya que usualmente, se cree o se asume que una persona muy ocupada es sinónimo de una persona productiva, al asumir de manera equivocada que una persona que muestra mucha actividad, es una persona productiva. De hecho, la cantidad de actividades poco o nada tienen que ver con la productividad si no van acompañadas de la EFICIENCIA.

Diferencias entre estar ocupado y ser productivo

 

A una persona ocupada le importa que el jefe esté feliz

Ya sea pretendiendo una gran disponibilidad para con el jefe, o dándole prioridad a sus órdenes, o redoblando actividad en presencia del jefe, esto no es sinónimo de productividad sino de pretensión.

A una persona productiva le importa que el cliente esté feliz

Esta es sin duda la gran diferencia, ya que una persona productiva, enfocará sus esfuerzos y actividades en la satisfacción de su servicio o producto, lo que genera resultados medibles y en relación directa con su productividad.


Una persona ocupada tiene muchas prioridades mezcladas

Se trata de personas “multitasking” a las que frecuentemente puedes identificar haciendo mil cosas, lo cual puede dar la apariencia de un gran rendimiento. Sin embargo, los resultados de estas actividades y la conclusión de las mismas, no es claro e incluso, frecuentemente no llega a nada.

Una persona productiva sabe priorizar lo realmente importante

Estas personas llevan agenda ya sea electrónica o tradicional de lo que tienen que hacer, delegando, posponiendo o dando prioridad a lo pertinente. Este tipo de personas usualmente, dan resultados concretos y aunque a simple vista, su actividad no se percibe tan ostentosa como la de la persona ocupada, sus resultados y productividad lo superan por mucho.



Una persona ocupada quiere que los demás estén ocupados


La persona ocupada tiende mucho a decirles a los demás lo que tienen que hacer, o los critica que no hacen lo suficiente.

Una persona productiva quiere que los demás sean efectivos

La persona productiva no solo presta apoyo a sus compañeros, sino que les proporciona las herramientas o información necesarias para volverlos más eficientes.


Una persona ocupada responde “sí” con prontitud

En este escenario, nos encontramos con con personas que jamás dicen “no” pero poco o nada realmente hacen de aquello que dicen.

Una persona productiva piensa muy bien su respuesta

Frecuentemente se malinterpreta a este tipo de personas como poco cooperativas; sin embargo, la principal razón es que las mismas se cuidan mucho de no acceder a compromisos que no pueden cumplir, cuidando con ello tanto su productividad como la de quienes los rodean.


Una persona ocupada se concentra en la acción

Un claro ejemplo es la persona que ante carencia de resultados contundentes, objeta el sin número de actividades, apoyos y disposición que ha otorgado, aunque los mismos hayan arrojado poco o ningún beneficio.

Una persona productiva se concentra en hacerlo bien

Este tipo de personas usualmente muestran un alto índice de resultados aún aunque sus actividades o acciones no hayan sido tan abundantes o bien hayan hecho acciones extraordinarios, pues sus esfuerzos están concentrados en la calidad de los resultados y no en el volumen.


Una persona ocupada habla del poco tiempo que tiene

Frecuentemente podemos escuchar a las personas ocupadas quejarse acerca del limitado tiempo con el que cuentan para dar resultados, usando frecuentemente este argumento como excusa ante la carencia de resultados.

Una persona productiva usa su tiempo solo para lo más importante

Este tipo de personas tienden a manejar su tiempo de una manera controlada y efectiva, estando conscientes de que el mismo es un recurso no renovable, por lo que incluso sus períodos de ocio son programados y jamás son más importantes que sus compromisos.


Una persona ocupada responde a los mensajes de inmediato

Este tipo de personas pierden mucho tiempo efectivo respondiendo de inmediato correos, mensajería instantánea, llamadas, entre otros sin jerarquizar la importancia de las mismas, interrumpiendo constantemente sus actividades.

Una persona productiva responde cuando es momento de hacerlo

La persona productiva cuenta con una tabla de importancia para los distintos mensajes que recibe, posponiendo la respuesta de aquellos no urgentes para no parar en sus actividades e interrumpiendo las mismas solamente cuando el mensaje verdaderamente requiere atención inmediata.


Como se podrá ver, una persona ocupada es muy diferente a una persona realmente productiva y efectiva.

¿Eres una persona ocupada, o productiva? ¿Conoces a una persona ocupada que se cree productiva o viceversa?

Coméntanos tus impresiones.

Deja un comentario